NOTHING TO WEAR

As you’ve probably already noticed, it’s been a while since I’ve posted something. I could use the excuse that I’ve been busy with work but that’s not the truth. The truth is I’ve been too busy having fun while my cousin Rachel was in town visiting from Seattle. But the real truth is that I’m stuck because I feel guilty.

For a while now, I’ve been staring at my overflowing closets (yes, plural), wondering why I can’t find anything to wear. Working from home affords me the luxury to put on a pair of pajamas or to be completely honest, underwear and a plain t-shirt. This has become my “uniform”. However, this can not go on for much longer. What if there’s a fire? Or a zombie apocalypse? I’ll have to put on clothes before leaving my apartment, I suppose. But this means facing the problem, ugh. What if I just never open the closet door again? Or wrap myself in the bed sheets like a toga? Grecian chic is back in style, no?

After countless hours of contemplating the reason I couldn’t find an outfit in 40 pairs of pants, 65 tops, 75 dresses, 50 pairs of shoes, (all approximations) and countless accessories I finally found the answer. My first real problem is that I feel that blogging about clothing is not very important. It’s not helping humanity, and it’s not a helpful contribution. I don’t want to be another blogger that tells you what to wear and why you absolutely need to buy that “it” bag or be forever shamed by the fashion world for carrying around last season’s identical $3,000 handbag.

The second reason that’s also adding to my guilt is, my passion-less wardrobe. It’s become generic, repetitive, and chaotic. I’ve been sucked into the Target, H&M, and several other cheap corporate giants that shall go unnamed. I have one too many $10 dresses that made me feel like a savvy genius when I purchased them. Time and time again I would wonder how stores could afford to sell items for $10 or less. The answer is mass production and cheap labor. Without getting into the horrible mess that accompanies that duo, it still left me thinking about the aftermath created in my closet. What am I going to do with all these cheap “bargain” items that become faded and warped after a single wash?

The most common thought would be to donate them. Well after much research, guess what? The salvation Army doesn’t need these horrid “bargain” items. Do you know what happens to all your donated items? They are sorted, what is in near new condition will be put out for sale, if not sold in 30 days it goes in a giant bin. Then it’s put into a giant compactor that makes giant bricks of unsold clothing weighing a ton or so. Then the bricks are shipped to another country, like Africa, to be sold. But African’s don’t want your warped, irregular, bargain items. With modern tools like cell phones and access to the internet becoming more widely available in the continent, Africans are becoming more picky in what they buy, and rightly so.

This means that a large portion of what we’re buying is going into the trash. It’s unnecessary waste. So I beg of you, next time you’re out shopping, ask yourself if you really need what you’re about to buy and consider quality over quantity. Don’t even get me started on buying things from China and yes, I understand it’s nearly impossible to avoid buying things made in China but when possible please support your local artisans. In the coming posts I’ll be sharing some of my favorite Etsy stores for clothing, shoes, home goods and other items. I’ll also be posting some of my favorite DIY projects that will inspire you to upcycle unwanted wardrobe instead of tossing it.

Though this blog is relatively new, I felt it was heading in the wrong direction. I’m not sure when or how that happened. The point is, things are going to be a little bit different and I hope you’ll stick around. Thank you  🙂

Nada que ponerme

Como ustedes probablemente ya han notado, ha pasado un tiempo largo desde que he publicado algo. Podría usar la excusa de que he estado ocupada con el trabajo, pero eso no es la verdad. La verdad es que he estado demasiado ocupada divirtiéndome mientras mi prima Rachel estaba visitando desde Seattle. Pero la vera verdad es que estoy atorada porque me siento culpable.

Desde hace un tiempo, he estado mirando mis armarios (sí, en plural) desbordantes, preguntándome por qué no puedo encontrar algo que ponerme. Trabajar desde casa me permite el lujo de ponerme un par de pijamas o para ser completamente honesto, un calzón y una camiseta. Esto se ha convertido en mi “uniforme”. Sin embargo, esto no puede seguir así por mucho más tiempo. ¿Qué pasa si hay un incendio? O un apocalipsis zombie? Voy a tener que vestirme antes de salir de mi apartamento, supongo. Pero esto significa enfrentar el problema, ugh. ¿Qué tal si nunca abro la puerta del armario de nuevo? O me envuelvo en las sábanas de la cama como si fueran toga? El estilo Griego es de moda de nuevo, ¿no?

Después de incontables horas de contemplación de la razón por la que no pude encontrar un atuendo en 40 pares de pantalones, 65 blusas, 75 vestidos, 50 pares de zapatos, (todas las aproximaciones) y un sinnúmero de accesorios, finalmente encontré la respuesta. Mi primer problema real es que siento que los blogs acerca de la moda no son muy importante. No ayudan a la humanidad, y no es una contribución útil. No quiero ser otro blogger que les dice qué ponerse y por qué es absolutamente necesario comprar la bolsa “de la temporada” o ser siempre avergonzado por el mundo de la moda por cargar la idéntica bolsa de la temporada pasada que costo $3,000.

La segunda razón por cual me siento culpable es, mi armario aun ya no tiene pasión. Se ha convertido en genérico, repetitivo y caótico. He sido atrapada por gigantes corporativos baratos como Target, H & M, y varios otros que no serán identificados. Tengo demasiadas vestidos de $10. Que cuando los compré me hicieron sentir como un genio inteligente. Una y otra vez me preguntaba cómo las tiendas podrían permitirse el lujo de vender artículos por $10 o menos. La respuesta es la producción en masa y la mano de obra barata. Sin entrar en el horrible caos que acompaña a ese dúo, todavía me quedo pensando en las consecuencias creadas dentro de mi armario. ¿Qué voy a hacer con toda esta ropa “barata” que están descoloridas y deformes después de un solo lavado?

El pensamiento más común sería donarlos. Bueno, después de mucha investigación, ¿adivinen qué? El Salvation Army no necesita estos horribles artículos “baratos”. ¿Sabes lo que le pasa a todos sus artículos donados? Se clasifican, lo que está casi nuevo será puesto a la venta, si no se venden en 30 días se va en un contenedor gigante. Entonces se pasa a un compactador gigante que hace ladrillos gigantes de la ropa que no se vende. Estos “ladrillos” pesan una tonelada, mas o menos. Después, los ladrillos son enviados a otro país, como África, para ser vendidos. Pero los Africanos no quieren comprar tus artículos irregulares y despintados. Con herramientas modernas como teléfonos celulares y el acceso al internet cada vez más ampliamente disponibles en el continente, los Africanos son cada vez más exigentes en lo que compran, y con razón.

Esto significa que una gran parte de lo que estamos comprando va a la basura. Es derroche innecesario. Así que les ruego, la próxima vez que vayan de compras, pregúntense si realmente necesitan lo que están a punto de comprar, y tomen en cuenta la calidad sobre la cantidad. Y ni me preguntes de las cosas hechas en China y sí, tengo entendido que es casi imposible evitar la compra de cosas hechas en China, pero siempre que sea posible por favor apoyen sus artesanos locales. En los próximos artículos voy a compartir algunas de mis tiendas favoritas de Etsy donde pueden encontrar ropa, zapatos, artículos para el hogar y otros artículos hechos en los Estados Unidos. También voy a publicar algunos de mis proyectos de bricolaje favoritos que los inspirará para crear artículos nuevos con su ropa usada en vez de simplemente tirar la a la basura.

Aunque este blog es relativamente nuevo, sentí que iba en la dirección equivocada. No estoy segura de cuándo o cómo sucedió. El punto es, las cosas van a ser un poco diferente y espero que te quedes. Gracias 🙂

Comments

comments

JP

Back to top
Please wait...

Subscribe for all the latest!

Want to receive exclusive content & be automatically entered for giveaways? Enter your name & email address below!
%d bloggers like this: